...Vigilante...

En la noche oscura hasta que el sol se levante.



Hijos de Caín

Ficha de Personajes de ''Hijos de Caín''

Hijos de Caín

Pinchando en el siguiente enlace podéis acceder al nuevo blog en el que se van poniendo semanalmente cada uno de los capítulos de la historia.

Además de modificarse debida y correlativamente cada una de las fichas pertenecientes a los personajes de la historia.

Espero que disfrutéis y os animéis con ella...


Gracias a todos.

=^.^=

Cazadores y Alquimistas

Angus

• Profesión: cazador.
• Edad: 27 años.
• Estatura: 1.80 aproximadamente.















- Se hizo cazador porque cuanto tenía 10 años un licántropo que aun no controlaba sus impulsos - ya que estaba intentando descubrir sus nuevos y recién adquiridos poderes otorgados gracias a sus ancestros- devoro a sus padres delante de él, quién pudo escaparse cuando no le prestaba ningún tipo de atención escudado por sus padres y escuchando como su madre le suplicaba que corriera. Hasta no hace mucho, ha soñado en eventuales ocasiones como esa escena se repite una y otra vez.

- Fue acogido por Orhis y el fundador del cuartel militar quienes le enseñaron a formarse en la profesión.
Uno le enseño defensa personal además de aprender algunos trucos curativos con plantas medicinales y diferenciar ciertos utensilios utilizados en alquimia para realizar por ejemplo fuego o pequeños explosivos que podían librarle de un apuro o una situación comprometida dado el momento.
El segundo, le entreno e hizo fuerte para la batalla acompañado de armas además de las diferentes maneras que podía matar a un vampiro para cerciorarse de que verdaderamente no volvía a levantarse tan solamente con la estaca.
- Carácter: Algo seco, distante y en algunas ocasiones puede resultar que da un trato frío. Es justo, no le gustan los licántropos, pero ha entendido a lo largo de los años y su entrenamiento como cazador que recibió de manos del que ahora es uno de sus mejores amigos (Orhis), que no todos los seres o personas son iguales y por lo tanto no deben recibir los castigos que debería haber recibido aquel que ha hecho el daño.
Pero también es cierto que no solo piensa sino que además afirma, de que preferiría estar muerto antes que pertenecer a alguna de estas dos razas u otras.
Es muy perspicaz y observador, se puede llegar a dar cuenta del más leve movimiento sin que otro pueda llegar siquiera a percatarse de ello, además tiene el sentido auditivo bastante desarrollado.

- Ropa: Siempre suele vestir de negro, con botas estilo militar en la que suele esconder alguna daga, flecha de repuesto o incluso una pequeña estaca ya que tienen un sobresaliente de tela que en más de una ocasión le ha sacado de algún apuro. Para guarecerse del frío utiliza una casaca oscura.
En una de las muñecas lleva un crucifijo que perteneció a su familia y que su madre solia colgar en su cuello algunas noches, lo lleva con dos vueltas para evitar que se le caiga y perderlo.
- Ojos: Marrones oscuros, muy profundos, cuando te mira parece atravesarte y en alguna ocasión puede observar en determinadas personas como miente, dicen la verdad o se irritan ante determinadas preguntas o temas a tratar simplemente con mirarlos.

- Pelo: Negro; un poco “a su bola”, como si lo llevara despeinado.

- Armas: Dagas, estacas, mosquetes.

- Tiene habilidades en la defensa cuerpo a cuerpo sin necesidad de utilizar ningún tipo de arma para defenderse aunque conste de muy buena puntería.



Irwid




• Profesión:
Cazador
.

• Altura:
1’77.
• Edad:
26 años.







- Quiso ser cazador desde muy joven, por lo que en cuanto obtuvo los permisos necesarios realizó las pruebas que debería hacer en el cuartel de la ciudad y observaron en el demasiadas cualidades para la profesión que quería desempeñar. Fue escogido tras la aprobación de todos ganándose algún que otro enemigo por esto entre sus compañeros de oficio.

- Su prima fue poseída por un wraith maligno (en Galicia son conocidos como ánima errante), que casi logró que se desatara el caos en la ciudad, el fantasma dejó de ordenarle cosas a ella cuando vio que su capacidad corporal ya era casi nula y había absorbido casi todas las energías de la chica.

- Su abuelo y su padre fueron cazadores.

- Su madre murió durante el caos, no se perdona el haberla desobedecido, ella nunca quiso que se dedicara a esta profesión porque ya había visto sufrir a todos los miembros de su familia por sus dotes para ello ya que hasta su propio padre era cazador y su madre alquimista.

- Conoce diferentes lenguas antiguas, entre ellas el latín y el griego. Comparte con su compañero Angus un lenguaje especial entre cazadores para saber a ciencia cierta qué es lo que ocurre ante una determinada situación en la que no pueden hablar.
Dibujando en la arena del suelo, en las paredes o cualquier otra superficie diferentes símbolos (desde refugio seguro hasta ayuda pasando por no hay peligro, licántropo, vampiro, wraith o enemigo), que poco a poco han ido cogiendo el resto de profesionales dentro del cuartel para poder comunicarse con el resto de sus compañeros en una situación de peligro aunque muchos de los símbolos solo son conocidos por Angus, Irwid y Orhis.

- Ropa: Suele vestir con colores que recuerdan a la naturaleza y a la tierra, entre marrones y verdosos oscuros, con botas altas y negras, suele llevar consigo como prenda de abrigo una casaca marrón oscura o bien una túnica de éste mismo color.

- Carácter: Es bastante callado por su timidez, tranquilo y algo sosegado salvo cuando se encuentra en su trabajo por el que parece completamente absorbido.

- Ojos: Azul muy intenso.

- Pelo: Corto, algo despeinado y rubio.

- Armas: Es muy bueno con el arco, suele llevar siempre uno colgando de la trinchera de su pantalón. Además de la utilización de mosquetes, suele portar siempre dos.



Orhis



• Profesión: Alquimista.
• Altura: 1.80.
• Edad: Aproximadamente 33… (en teoría).

- Tiene grandes conocimientos acerca del ocultismo y otras civilizaciones pasadas.

- Antes pertenecía a la rama de los cazadores.

- Se obsesionó completamente con la alquimia y todo aquello que proviniera de esta materia, esto le costó caro y fue engañado por el príncipe de las tinieblas que por aquel entonces se encontraba reinando en aquella ciudad (Anhyel). No llegó a su transformación en ghoul, puesto que la sangre que había ingerido no es la suficiente para ello(tres veces), pero eso le hizo adoptar una nueva característica: envejecería más lentamente que el resto de los humanos.
Se reveló contra Anhyel , cuando se dio cuenta de que realmente había sido mentido y utilizado para llevar acabo gran parte de las artimañas que se traía entre manos dando paso a una nueva generación de vampiros cuando él tenía en su poder oscuro a toda la población que ahora vive más tranquila creyendo que los vampiros, licántropos y otras criaturas de la noche ya no existen.
Tras esto, paso un tiempo continuando su labor de cazador, pero se retiró a formar parte de los pocos alquimistas que existían en el cuartel y fundar la escuela clandestina que acogía a todas aquellas personas de edades indiferentes que tuvieran un sexto sentido para esto bastante desarrollado como le paso a él, solo que él tuvo que aprenderlo solo (razón por la que se obsesiono), consiguió ser el mejor alquimista con el que contaban a pesar de haber cuatro cuatro más.
- Conserva muchas de sus cualidades y facultades como tirador o luchador en batallas de cuerpo a cuerpo.

- Ropa: Suele vestir siempre con una fina túnica con capucha y que le cubre todo el cuerpo hasta los tobillos de color marrón oscuro y botas de estilo militar.

- Ojos: azules.

- Pelo: Fino y castaño claro.

- Nariz aguileña.

- Carácter: Es algo callado, bastante observador, y en gneral afable con aquellos que le rodean, sabe esconder ante enemigos lo que realmente piensa acerca de ellos y siempre guarda un as en la manga, muchos no saben que es un gran luchador y cuando le ven en acción se sorprenden.

- Armas: La túnica realmente le esconde el arma que siempre porta consigo mismo, finos y pequeños cuchillos y cuchillas cogidos mediante hilos invisibles que manipula a través de sus manos para defenderse de cualquier ataque.