...Vigilante...

En la noche oscura hasta que el sol se levante.



Hijos de Caín

Ficha de Personajes de ''Hijos de Caín''

Hijos de Caín

Pinchando en el siguiente enlace podéis acceder al nuevo blog en el que se van poniendo semanalmente cada uno de los capítulos de la historia.

Además de modificarse debida y correlativamente cada una de las fichas pertenecientes a los personajes de la historia.

Espero que disfrutéis y os animéis con ella...


Gracias a todos.

=^.^=

12/6/2013

...Tú alma echó a volar...

Y se coló.
De madrugada, casi al filo del alba sin que nadie se enterara, aprovechando el sueño y el descanso que puedan brindar un par de desgastados butacones.

En silencio se acercó.
Besó tenuemente tus labios y con un suspiro quejumbrado, te llevó.

Lo sé.
Lo siento.
Tus guardianes nocturnos te hemos fallado.
Lo asumo.
¿Cuándo bajamos la guardia?
¿Cuándo aprovechó para engañarte y llevarte consigo?

¿Sabes? La abuela tampoco encuentra cobijo.
Se extraña no verte aunque sea en tú sillón, aunque, perdonanos... No Se lo hemos dicho.
Sé que lo entiendes...Sabes que es lo mejor.

La duda que me queda es...¿no se lo decimos sólo por ella? ¿o también por nosotros?
Ninguno, en ningún momento ha pronunciado aún la " frase mágica", sólo lo damos a entender, con otras palabras.

Se nos coló, abuelo...
Se nos coló y no sé cómo lo ha hecho.
¡Te lo prometo! ¡Teníamos todas las salidas y entradas tapiadas!
¿Cómo lo ha hecho?


¿Cómo definirme a mí misma ya como ángel de alas negras?
Sin ni siquiera a ti pude hacer que te quedarás un poquito más.
No pudimos ni siquiera engañarla...

Te encontró.
No sé aún cómo pudo pasar...pero se coló.

Nadie la vio, nadie la sintió, se acercó a ti tan callando que ni siquiera tú te diste cuenta de que tus ojitos azules...se fueron apagando.

¿Cómo entró?

¿Fue quizás esa pequeña rendija en el balcón la que hizo que su vaho se colara por la habitación , hasta envolverte con su oscuro manto?

El único consuelo que ya me queda es...Descanso, tú más largo y soñado descanso.

Sólo espero ver brillar alguna vez, aunque ya no estén en la tierra... y aunque sea efímeramente desde algún lado, tus ojitos azules...esos que tantas veces te dije que me gustaría haber heredado.

Te Quiero.

3/6/2013

...Ce la vie...

Ni siquiera la vi de frente...aunque para seros sinceros...tampoco hizo falta.
Sólo me hizo falta ver la sombra de su mortaja en la pulcra pared blanca, para que un relámpago electrizante descargara con furia contra mi columna, haciendo temblar desde la nuca hasta los riñones a toda mi espalda.

Cerré con saña la puerta, con pestillos, candados y bajo siete llaves las cerraduras, para poder impedir su paso, para poder detener su encaminado avance.

Y me dio un suspiro.
Sólo un atisbo de pequeña y dulce luz muy tenue.
Pero tan solamente era para que cogiera impulso y prepara a mi ser de lo que podría llegar a pasar...
Y ahora, que ya había desistido de entrar por la puerta, Muerte se ensaña con los cristales de las ventanas amenazando con su guadaña el poder hacerlos añicos en cuestión de segundos.

¿Por qué, Muerte? ¿Por qué?
Sé que sólo haces tú trabajo, sé que pese a que muchos te odien, yo sé y comprendo que formas parte de la vida y por desgracia...eres la verdad más grande y absoluta que pueda tener nadie en éste mundo y quizás por eso resultas tan dolorosa.

Pero ahora mismo...eres tú quién debe comprender de que lo que sé, no quiero saberlo y de que lo que creo...no quiero creerlo tampoco.

Vete...
Vete un tiempo más, necesito un poquito más de tiempo...Vete...
Si me regalas un poquito más de esa tenue luminosidad que me diste antaño, te prometo que volveré a coger más impulso y prepararme del todo.
Pero ahora no.
Por favor....alejate de los cristales, por favor...no. No te conviertas en vaho negro para atravesar fácilmente cada hueco y rendija que pueda quedar obsoleta al ojo humano...

Por favor...dame algo de tiempo...solo un poquito más.


Besos para quien los quiera.

=^.^=

30/5/2013

Yo qué culpa tengo... Si ya no me acuerdo

Odio cuando escucho o veo tu nombre.
Aunque no haga referencia expresa a tu persona, ni vaya dirigido directamente a ti.
Eso no importa.
¿cuántos hombres puede haber con tu mismo nombre?
Y sin embargo esas letras pasan de mis tímpanos al cerebro como un zarandeo electrizante, diciéndole en una orden directa y clara al corazón “Venga, bombea más y más sangre”.

Es oír tú nombre, y tan sólo tú eres el único que se me viene a la memoria del corazón. Ese mismo que se encoge y casi baila cuando por un momento levantas la mirada del suelo y te acuerdas...¡Oh dulce milagro! De mi y de mi efímera existencia.
Aunque ya no, no recuerde a que saben tus besos, ni el olor de tu cuello, ni el destello de tú mirada cuando pretendías robarme el sueño.
Todo fue tan eterno...que duró tanto, como lo que dura en terminar de desaparecer el agua entre los deditos de un niño.

No...ni siquiera recuerdo cuando me abrazabas y olías mi pelo...
¿Y tú voz? ¿Qué melodía era la que se escapaba de entre tus labios para embrujar mi alma?

Ni siquiera recuerdo tu voz.

Pero sí se me encoge el corazón encerrado entre paredes chorreantes de sangre al escuchar tu nombre.
Qué irónico, ¿verdad?
Cuando ni siquiera quieres saber si estoy muerta o viva...
¿Muerta en vida? ¿Quizás?

Es curioso, jamás pensé que un pajarito muerto de hambre pudiera resistir tan solamente de migajas durante todo un crudo invierno.

6/5/2013

Porque en esta vida lo que tú me pidas...Me lo pide el cuerpo

Tuvieron que recostarse los dos juntos. Uno al lado del otro en aquel pequeño camastro; es lo único que había en aquella modesta habitación.
Ni él iba a consentir que se quedara ella acomodada en el suelo, ni ella iba a tolerarle que fuera caballeroso hasta el punto de coger una pulmonía recostándose en un rincón en aquella fría madrugada.
Le hizo tumbarse a su lado, sin mediar palabra, sin darle opción a nada que no fuera eso.
A él le empezaron a temblar hasta las pestañas y a ella... a ella le galopaba el corazón.

Y de repente se miraron a los ojos, recostados como estaban uno frente al otro. Hablaron, hablaron mucho durante toda la madrugada, como si no lo hubieran hecho nunca, como si nunca se les acabaran los temas de conversación.
Porque realmente sentían – aunque ninguno de los dos tuviera conciencia de que sus pensamientos y sentimientos iban a la par-, que tenían mil cosas de las que hablar y que junto al otro, el tiempo se detenía para brindarles la oportunidad de conversar.

La muchacha finalmente cayó completamente rendida ante sus ojos, la vio como poco a poco su voz sonaba mucho más lejana, mucho más pesada, al igual que su respiración y los párpados de sus ojos luchaban con uñas y dientes ante una batalla improvisada con Morfeo...que claramente, fue el que se alzó vencedor.

La muchacha que cada vez que le cogía o rozaba la mano por accidente y descargaba sin ella saberlo con esa acción, impulsos electrizantes por todo su cuerpo; se durmió.

Su sueño sin embargo, de repente, desapareció.
La contemplaba maravillado, como quien mira la más bella obra de arte y distingue en ella claramente la perfección.
Y aunque ni siquiera se había dado cuenta, estaba sonriendo, sonriendo de esa manera extraña en la que sólo lo hacía si ella se encontraba cerca.

La vio temblar a su lado, como un pequeño perrito abandonado a su suerte en un claro del bosque en pleno invierno.
La sintió tiritar de frío.
En un acto reflejo y sin pensarlo; la cobijó entre sus brazos, de la única manera en la que puede hacerlo un ser enamorado.
Tenía claro desde hace mucho tiempo que le vendería su alma al diablo, por tal de que el mundo la siguiera contemplando, y las flores tuvieran envidia de cada uno de sus pasos.

La oyó suspirar en sueños y al mirarla en la penumbra comprobó; que hasta su respirar era bello.

-¿Oh Diablo? - se preguntó en silencio el muchacho-, ¿Cómo venderte mí alma? Si enteramente la tiene ella secuestrada entre sus manos. Mi alma no podría pertenecer a otra criatura que no fuera mi chiquilla de pómulos sonrosados.



No pudo evitar sonreírle, aunque sus ojos estuvieran vencidos por el sueño; cerrados.

Y entonces lo supo:
A pesar de su miedo, la amaba con locura.
Muy hondo y al fondo de su pecho oía palpitar su corazón como si fuera música. Sabía a ciencia cierta que la canción que entonaba su músculo vital, la tenía a ella como musa de la letra.
Sencillamente porque sólo cuando estaba con ella...cantaba y revivía.

Suspiró.
Dejó de batallar consigo mismo y sus miedos y se rindió.
La arrulló y la acunó mas entre sus brazos; protegiéndola contra su pecho, por un momento sintió celos de aquella ráfaga de viento que la había tocado, justo antes de entrar en aquella posada.

Ella entreabrió dulcemente los ojos para mirarlo.
Él se olvidó de la ráfaga, del miedo y del diablo.
En aquel instante lo acabó de comprender y se cercioró que aun muriéndose de pánico, esa era la primera imagen que quería tener al comenzar un día cualquiera...Porque aún teniendo miedo al daño, más terror le daba levantarse un día y no poder volver a abrazarla.


Besos para quien los quiera

=^.^=

3/5/2013

Quisiera gritar, pero un nudo me ahoga...

Pensaba que un ser como yo carecería de alma, pero no.
Me he dado cuenta de que no...Aquí, ahora, justamente ahora; entre estas cuatro paredes de hormigón, asfixiantes y que cada vez permiten menos movilidad - pero me mantienen completamente a salvo del murmullo exterior que tanto pánico me causa-, me he dado cuenta de que verdaderamente tengo alma.
Quisiera no haberlo sabido nunca, quisiera haber seguido afirmándome que carezco de ella.
El alma es ese pedacito de ti que te duele, que no sabes situar de manera concreta, pero sabes que se encuentra entre el pecho y la boca del estomago y que se te encoge sin tiempo límite ni definido, sobre todo; cuando hay señales de alarma.

Son tantas y tantas veces las que hubiera querido gritar y la voz queda no me deja, y mi corazón más y mas se amedranta resecando más la garganta y dejando las palabras atravesadas en la traquea, que al final, te acostumbras, te acostumbras a la inmunidad de tu muro, te acostumbras a la soledad de tu propia sombra y te acostumbras a que tu alma atormentada, resquebrajada y agonizante entre trozos hecho añicos de -quizás-, tú corazón, también grite en silencio ayuda.
Una ayuda que no llega, que es como darle pan a quien pide agua y como implorar agua en mitad del desierto.
Lo peor...es que los radares alejan antes de tiempo a las personas que quizás, intentan acceder a la piedra exterior que me rodean y cuando mi alma se asoma, aunque tan solo sea por un resquicio a recibirlos, las puertas vuelven a cerrarse de golpe... porque sabe que es lo mejor, porque sabe que siendo así, de esta forma, no volveré a lastimar a nadie.


Besos para quien los quiera

=^.^=