...Vigilante...

En la noche oscura hasta que el sol se levante.



Hijos de Caín

Ficha de Personajes de ''Hijos de Caín''

Hijos de Caín

Pinchando en el siguiente enlace podéis acceder al nuevo blog en el que se van poniendo semanalmente cada uno de los capítulos de la historia.

Además de modificarse debida y correlativamente cada una de las fichas pertenecientes a los personajes de la historia.

Espero que disfrutéis y os animéis con ella...


Gracias a todos.

=^.^=

4 sept. 2010

Una ''simple'' bolsa de gominolas

Buenas a todos, vamos añadiendo cosas nuevas a la parrilla, aprovechando que don septiembre hace su aparición.


¿Con qué?... Sencillo; hace tiempo gracias a una de nuestras Profesoras,
conocimos otro tipos de cuentos.
Cuentos con los que puedes aprender, cuentos con los que cada vez que los lees puedes sacar un significado diferente dependiendo del momento en el que te encuentres.

Jorge Bucay se convirtió en uno de mis autores preferidos en este terreno. Y os aseguro que muchos de sus cuentos, los iré poniendo por aquí (así como los pertenecientes a otros autores), para que todos, nos podamos quedar con un poquito de algo y ''adoctrinarnos'' juntos.


En esta ocasión, el cuento no es de ningún autor conocido, solamente es mio... algo que se me ocurrió así digamos para empezar por algún sitio. Y espero que os guste; a pesar de ser muy simple, creo que la moraleja es buena:

- Aquí tienes, para que te compres lo que quiera- le dijo como siempre la abuela con una sonrisa de oreja a oreja.


Anuski, contenta por el dinero que le habían dado, salió disparada al kiosco con la inocencia brillando en los ojos y la ingenuidad marcada en sus labios al sonreír...algo que no debería de perderse jamás...
Al llegar al establecimiento miró hacia arriba, y poniéndose de puntillas logro asomar la cabecita por la ventana y decirle al comerciante:
- Buenas tardes señor .
El comerciante se puso en pie, para que le fuese más fácil, verla a ella y que ella le viese a él.
-Quiero eso, y eso y eso....- y el hombre de cara simpática y regordeta y de pelo ya canoso, le fue sirviendo en una bolsa lo que la pequeña deseaba.
Pagó orgullosa con el dinero que se había ganado y salió corriendo con una de las gominolas en la boca, y casi a la altura de la puerta de la casa de su abuela, tropezó, y en un acto reflejo soltó la bolsa la cuál se precipitó al vacío tirando todo su contenido, al verlo... echó a llorar y así llegó a casa.


La abuela la sentó, y empezó a curarle una de las heridas que se había hecho en la rodilla, mientras su madre le recordaba que debía tener la próxima vez más cuidado si no se acabaría haciendo daño mientras le acariciaba la cabeza.


Su abuela la miró y a pesar de ser pequeña aún, sintió como aquella persona a la que tanto quería, los años no habían pasado en balde y aunque ella hubiera tenido que pasar por cosas malas... siempre era igual de cariñosa y amable con todo el mundo.


-Deja de llorar que es sólo un rasguño mujer- le decía en voz bajita para que sólo ella lo oyera y con suerte parar el berrinche- anda tonta, que luego te doy dinero otra vez y vas a por otra bolsa de chucherías para ti.


Anuskika comenzó a mover la cabeza de izquierda a derecha, haciendo que su pelo castaño claro recogido en dos coletas se balancearan al mismo tiempo.
- Yo las quería para dártelas a ti, tú siempre estás conmigo...
-¿Y si yo se las hubiera querido dar a mamá o papá o a Daniel?.-la cortó su abuela.
- Serían tuyas abuelita, harías lo que quisieras con ellas.



Su madre la cogió en brazos después de terminada la conversación para cruzar la acera, tenían que irse a casa. Una vez allí Cristina comenzó a contarle a su marido cómo se había hecho eso la pequeña y la conversación posterior y ambos sonrieron sin darse cuenta de que Daniel, estaba escuchando. Aprovechando la conversación fue a chinchar a su hermana.
No tenía más de trece años y a pesar de que constantemente se metía con ella...Anuskika le brillaban los ojos de manera fugaz cada vez que estaba con su hermano.


-Te has caído y has llorado...- le dijo antes de meterse a su habitación a dormir.


Daniel fue a desayunar como siempre a la mañana siguiente, era domingo por lo que le parecía normal cierto silencio, y su padre ya se encontraba ingiriendo su último bocado de tostada, su madre lo más seguro es que se encontrara en la habitación de su hermana, vistiéndola.
Fue a buscar sus cereales y comprobó que no quedaban, tomó un vaso de leche sólo mientras su padre le observaba, le dio un beso a su padre y fue a su habitación, se vistió y comenzó a buscar su libro nuevo que no había terminado de leer, no lo encontró y le pareció muy extraño, cogió la consola, y vio que no tenía batería... no encontraba tampoco el cargador y comenzó a irritarse, bajo en busca de sus padres, y dijeron que no sabían nada en absoluto, le pidió a su padre que le dejara el ordenador para poder jugar a alguno de los juegos y le dijo que casualmente se acababa de ir la luz en casa... y tampoco había televisión, medio enfurruñado se sentó en el sillón.


Al cabo de quince minutos, su padre se sentó con él; ¿cómo te sientes?, le dijo.
Daniel se quedó atónito... pero contestó:
- Algo angustiado, disgustado...
- Pues así es justo como se sentía tu hermana ayer, le daba igual haberse caído, ni siquiera se había dado cuenta de una herida que se había hecho, lo que no le daba igual era desperdiciar el dinero que la abuela le había dado, de hecho, quería la bolsa para compartirla. Sólo que ella es demasiado pequeña para diferenciar esos sentimientos... esos sentimientos que duelen más que una herida física, porque cuando el daño va por dentro, duele y escuece más.
- ¿Qué tiene que ver eso conmigo?...
-Anoche te escuché como te burlabas de ella, por eso mismo- Daniel calló y comprobó como era su padre quién tenía su libro, su cargador...- ¿A qué tú has sentido también cierta incertidumbre?.
Daniel asintió, mirándose las manos y sin querer responder en voz alta.
- Pues tu hermana también, por eso no debes de reírte del llanto de un niño... todos los dolores, miedos y sufrimientos son iguales... pero adaptados a la edad que le corresponde.

8 Susurros Lunáticos:

*Luna dijo...

Hola cielo te felicito por el cuento es precioso y enseña mucho
un beso corazon

JOTAGE2 dijo...

Genial Dawa, es el mismo sentimiento que un niño llore porque se le ha caido una bolsa de chucherias al suelo o que un adulto llore por cualquier motivo. hay que darles la misma importancia pues en esos momentos tanto el niño como el adulto estan sufriendo cada uno de manera distinta pero al fin y al cabo es un sentimiento.

JOTAGE2 dijo...

en mi blog he puesto un enlace que pone CONTACTA que esta debajo de la cabecera prueba a darle ahi a ver si te va, si no te fuera dimelo ok???

Angy dijo...

tu blog es divino.¿afiliemos, te sigo y me sigues? mi blog es en ingles pero ay traductor en el pagina. avisame y deja el link de tu blog para encontrarte-
http://checktheseblueskiesout.blogspot.com

Dawa dijo...

* *Luna;Mil gracias por las felicitaciones, me alegro mucho que haya gustado. Otro besote para ti.

* JOTAGE2; ¡Exacto!, pero ese sentimientos a algunos les cuesta de entenderlos, de ahí que muchos digan eso de... ''¿y por eso lloras?'', quizás a ti no te parece tanto pero a dicha persona supongo que sí, si no, no lloraría.

Primero, te has autoborrado un comentario?¿.
Segundo, lo he vuelto a intentar, pero se ve que hay que tener un determinado programa o algo así¿?.
Un besote.

*Angy; ¡Bienvenida por este mundo el cual me alegra que te haya gustado.
Te sigo y me sigues ;P claro que sí. Además el traductor de google es muy majo y sobre la marcha traduce, pasate siempre que quieras. Un abrazo.

Angy dijo...

¡Hola Dawa! grx x pasarte x mi blog y x tu comentario-te sigo y estas bienvenidos cuanod quieres en mi blo-un beso....angy

Anita dijo...

Realmente precioso y brillante, lo mismo que la ternura latente que hay desde el principio hasta el final :P
Y en cuanto a la moraleja, un buen ejemplo de que como un niño pequeño a veces es más sensato y/o sensible que otro un poco más mayor(que se supone que se ha de ir formando ya) e incluso si me apuras que los adultos.

Como siempre, dejando mi huella, aunque nunca se sabe cuándo jajaja ;)

Un besote enorme preciosa, tQ*

(Últimamente escribo con cierta seriedad, algo insólito en mí jaja) ;)

Dawa dijo...

* Angy; nada, por eso no hay que dar las gracias y lo mismo te digo mujer.
Un Beso.

*Anita; Da igual si es antes o después, lo que realmente importa es que estes.
Los niños pequeños, aunque no lo parezcan, tienen más facilidad por así decirlo por decir como se sienten, o más bien mostrarlo, el problema es que no nos damos cuenta de lo que realmente quieren decir y le restamos importancia como decía antes por ahí. Gracias por la ternura, por pasarte y por estar ;P y ser tú... ¿seria? JA!!... Sólo te adecuas al contexto o será que estás madurando...
bah... lo primero. xDDDDD
(no se vale matarme xD). Es broma preciosa.
Te Sherooooooo *-*. ¡¡Muuuuacks!!

Publicar un comentario

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j   :k   :l   :m   :n   :o   :p   :q   :r   :s   :t